¿En quién confía usted?

“¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto . . . Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel . . . Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis . . .” Isaías 30

Permítame hacerle una pregunta muy respetuosamente. Cuando usted atraviesa problemas o adversidades, cuando se encuentra en medio de las tormentas de la vida, ¿en qué cosa o en quién confía usted? ¿En dónde encuentra su fortaleza y esperanza para salir adelante en las adversidades? La vida es un vendaval continuo de oportunidades para experimentar sufrimiento y dolor. Ninguna persona está exenta de enfrentar problemas y dificultades. Esto es igual tanto para ricos y pobres, personas importantes o sin importancia, personas famosas o desconocidas.

¿A dónde busca consejo usted cuando tiene problemas en su matrimonio? Cuando su esposo o su esposa le dice que desea divorciarse de usted. ¿Qué tal cuando sus hijos tienen problemas? Cuando los jóvenes toman malas decisiones y usted desea aconsejarles y ellos son rebeldes ¿en dónde busca consejo? ¿Qué tal cuando su familia le rechaza? Cuando los conflictos entre padres e hijos, hermanos, abuelos, tíos y demás familia son tan grandes que las personas se odian en vez de amarse, ¿en dónde busca solución?  ¿Qué tal cuando tiene problemas en el trabajo? Cuando los jefes son abusivos o existen confrontaciones con otros por obtener mejor salario, mejores condiciones laborales, o un ascenso que haría su trabajo más fácil y mejor pagado, ¿en dónde busca consejo? Si alguien le acusa falsamente, ¿en dónde encuentra usted principios útiles para enfrentar tal situación?

¿En dónde busca refugio y fortaleza cuando enfrenta problemas legales? ¿Qué tal cuando un familiar es deportado? ¿Su esposo o esposa salió a trabajar pero al final del día no volvió? ¿En dónde está su esperanza? ¿En qué confía usted cuando enferma o uno de sus seres queridos enferma? ¿Cuál es su esperanza ante la muerte? Sumergido en una enfermedad incurable, ¿en quién confía? ¿Cuál es su esperanza más allá de esta vida presente?

Como ve, podría pasar el día entero haciéndole este tipo de preguntas. Lamentablemente, ante la adversidad muchas veces preferimos confiar en lo que no puede dar solución o esperanza ante estos problemas. En lugar de buscar a Dios y obtener consejo de Él preferimos confiar en el dinero, en nuestras posesiones materiales, nuestro conocimiento o capacidad para trabajar, nuestra familia o amistades. Muchos confían en su posición económica, posición social o en el gobierno – el presidente resolverá todos mis problemas. Lamentablemente, todas estas cosas son un fundamento muy frágil para poner nuestra confianza porque fácilmente desaparecen. El dinero fácilmente se acaba, nuestra capacidad es superada por la de otros, la familia nos rechaza, las amistades nos abandonan y el gobierno actúa injustamente. Toda persona que pone su confianza en estas cosas terminará en desolación porque no encontrará un fundamento firme de esperanza y consejo para las tormentas de la vida.

En el pasaje que leímos, Dios le pide a Israel que confíe en Él cuando se enfrentan a la terrible invasión de un ejercito enemigo. Dios les llama a confiar y esperar en Él, “en descanso y en reposo seréis salvos.” Dios es el único fundamento firme de esperanza y consejo porque Él tiene control de todas las cosas. Él es soberano sobre toda su creación y todo quehacer humano. Aunque los seres humanos existen en rebelión contra Él, Él domina por encima de los deseos pecaminosos de todas las personas que causan injusticia y dolor en el mundo. El tiene dominio sobre todo y nada escapa del poder de su fuerza, su voluntad y su propósito. Aún la adversidad Él la usa para hablar a nuestras vidas, para enseñarnos y mostrarnos que nuestro gozo, esperanza y consejo se encuentran únicamente en Él. Solamente en Dios puede encontrarse el consejo apropiado y la esperanza firme cuando nos encontramos en problemas o adversidades.

Lamentablemente, como Israel, preferimos confiar en los medios humanos que en el gran soberano Dios, Señor de todo el universo. Haciendo esto, cavamos para nosotros mismos el hoyo en que caeremos. Sin dirección del Señor, vivimos vidas sin esperanza, sin consejo apropiado y sin dirección.

Le animo hoy a volver su confianza a Dios y a buscarle a Él con todo su corazón. Entonces experimentará el gozo de aquellos que enfrentan la adversidad con la cara al sol porque su confianza está firme en el Dios soberano que tiene control sobre toda su creación. Un abrazo.

Pastor Guillermo Márquez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s